El Blog de Pepelu

Un poco de esto… un poco de aquello…

Mi vida en bici

Todavía recuerdo como si hubiese pasado hace solo unos días, el día que aprendí a ir en bici. Me refiero a ir en bici sin las ruedas pequeñas a los lados. En bici “como los mayores”. Fue delante de la casa de mis abuelos. La bici era de un amigo de la infancia, Roberto, el hijo de “La Nuri”. Su bici una Rabasa Derbi granate (al menos así la recuerdo), de paseo. Ese día me caí unas cuantas veces.

220866186_1

Mis abuelos decidieron que era el momento de comprarme una y la opción fue una BH con ruedas de montaña, de aquellas que tenían sillín largo con dos barras atrás. Pequeña, de color verde creo.

Tengo que decir que no fue la primera. Los Reyes Magos me trajeron una Orbea azul plegable (ahora que las Brompton están tan de moda), aunque demasiado grande para mí. Supongo que fue por eso de “que la pueda aprovechar más tiempo”.

69124365

Pero volviendo a la BH. Recuerdo mil y una excursiones. En aquella época no existía el cambio, al menos a mi nivel. Si la subida era demasiado “empinada”, nos bajamos de la bici y empujábamos. No había más. El deporte más popular era poner unas piedras, una tabla a modo de rampa de lanzamiento y coger carrerilla para saltar. Luego innovamos y pasamos a bajar por un campo de cerezos que acaba un metro por encima de la calle, y ahí pegábamos el salto para frenar, si el derrape no era suficiente, contra una alambrada de cañas del terreno de un vecino.

48949596

Íbamos a todas partes con la bici. A jugar a fútbol, a buscar “al Miguelito” o “al Richar”, a comprar eso que se le había olvidado a tu abuela… a cualquier sitio. Esa BH pasó a otra vida cuando un amigo algo mayor, saltó y la partió. Cosas que pasaban cuando los mayores se aburrían.

Entonces llego una ORBEA Furia, de montaña, con una palanca de cambio en la barra. Todavía no sé como funcionaba aquello, pero la bici pesaba horrores. Era un suplicio… La tuve algún tiempo, hasta que de nuevo los Reyes Magos, se apiadaron de mí, y me trajeron una BMX, que era lo que molaba entonces. E.T había hecho mucho daño… jejejeje…

56772647_0.jpg

Estoy convencido de que era una AKIMOTO, aunque si la busco por internet, no la recuerdo tal y como sale en las fotos. Recuerdo que tanto las llantas como las manetas de los frenos eran color “dorado” o mejor dicho “naranja brillante”. Las manetas eran más pequeñas que las que llevaban las otras bicis. Eran para llevar solo dos dedos para frenar. La más parecida a lo que tengo en mente es la BH California, una clásica del BMX… A los Reyes Magos les costó la friolera de 25.000 pesetas… La verdad es que me haría una ilusión enorme recuperarla, aunque no sé para que la querría. Se quedó en Galicia, donde pasaba las vacaciones. Allí le perdí la pista.

189476621_1

¿Recordais las Derbi Panther? Eso era canela fina… Los que tenían una Panther eran los reyes del mambo. Ya tenían cambio de marchas y subían casi por cualquier sitio. Además, contaban con freno de tambor trasero, otro gran “avance” que acabó desapareciendo del mundo del ciclismo.

Y al ir creciendo, llegó el momento de subirme a la bici que tenía mi abuelo con cambio de marchas. Creo que nunca lo vi subido en ella. Pero era su bici. Yo salía con ella, solo, desde la aldea de mis abuelos, y me perdía sin rumbo con ella durante horas. Sin barritas, sin agua, sin geles… Era el placer de descubrir mundo sin los mayores.

En aquella época incluso sin miedo a que ningún coche me atropellara. Era una Orbea azul, con manillar de paseo y creo que de chica, ya que la barra estaba inclinada. Mi primera experiencia con rueda fina, de carretera. Me vienen a la cabeza horas y horas reparando cámaras con el kit de parches. Recuerdo una tarde en la que me pasé en una curva. Entré demasiado rápido y me di un buen castañazo. Creo que fue la última vez que la cogí, porque la deje un poco “doblada” aunque yo no me hice más que un rasguño y un buen morado en la parte interior del muslo.

Quien me iba a decir en aquel entonces que la bici iba a ser mi pasión… Que acabaría con 8 bicis en casa (mías son 4), y que estaría totalmente enganchado a las salidas con los amigos. En fin… es lo que tiene crecer.

Curiosamente, las bicis desaparecieron de mi vida. Le dejaron paso a las motos, pero eso os lo contaré en otra entrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5 seguidores

Follow El Blog de Pepelu on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 33.112 hits
A %d blogueros les gusta esto: